Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Grazia

¿Hemos matado al buen gusto?

junio 30, 2017

El ‘buen gusto en el vestir’ pasó a la historia a la velocidad rutilante a la que se multiplicaban los likes en Instagram. Hoy en día las normas más clásicas se han quedado obsoletas y hasta el popular dicho “rosa y rojo, puñetazo en el ojo”, ha perdido poder. Ya incluso en Valentino, adalid en otros tiempos de las reglas del buen vestir, combinan su color más famoso con toda la gama de rosa.

Pero el colorido bofetón no es el caso más alarmante. Quizá sorprendan más las botas blancas que adora Gigi Hadid o el chándal (¡con tacones!) que no se quita su hermana Bella. Las deportivas han tomado el control de cualquier zapatero y desde hace varias temporadas se combinan con vestidos, faldas o con cualquier prenda que se preste, que hoy son todas.

El abdomen y la tripa quedan tan al fresco como la ropa interior: desde el bralette (mitad sujetador, mitad top) a la braga faja, que no solo no se esconde, sino que se convierte en protagonista de looks de alfombra roja, bajo faldas de tul transparente. Aunque quizá la tendencia más peliaguda de todas sea la vuelta de la riñonera, que ya no es solo una amenaza.


¿El denominador común de todas estas propuestas? Son prácticas, son versátiles y cómodas. Y el resto… como dice Iris Apfel (nonagenaria e icono de estilo): “No soy quién para juzgar si alguien va mal vestido; es mejor ser feliz que vestir bien”. Pues eso.

Gigi Hadid y Bella Hadid
Gigi, Kendall & Co. mataron al ‘buen gusto’ e instauraron en su lugar un sistema de libertad absoluta en el que todo vale (y si llega rescatado de los noventa, suma más).

Kendall Jenner y Hailey Baldwin
Riñoneras, ropa interior al fresco o botas blancas: todo vale en la frenética carrera por crear una 'nueva tendencia' cada día.

Artículo publicado originalmente en Shopping&Style, suplemento de El País.

Arrimando el hombro

marzo 11, 2016

El pasado septiembre en Nueva York, mientras los diseñadores revelaban sus colecciones para esta temporada primavera-verano, las búsquedas de prendas que dejaran los hombros al aire aumentaban un 108% en el agregador de tiendas online Lyst. Sobre las pasarelas, las propuestas de ProenzaSchouler, Derek Lam, Prabal Gurung o, semanas más tarde en París, Chloé, StellaMcCartney y Mugler, adivinaban a los hombros como nueva parte favorita del cuerpo. No eran los únicos; como viene siendo habitual en la era 2.0 asiduas a Instagram como Leandra Medine o Anya Ziourova ya se les habían adelantado.

Hombros en Erdem y Proenza Schouler
Erdem y Proenza Schouler colocan al hombro en el centro de todas las miradas.

Ahora, con el buen tiempo en el horizonte y aquellas colecciones recién llegadas a los estantes de las tiendas, revive el furor. El hombro es el nuevo escote. Valga la redundancia de la frase hecha para explicar que, aunque la obviedad pasó de moda, la cabeza del húmero encierra tantas dosis de sensualidad como el mucho menos sutil busto.

Sienna Miller enseñando hombro
Sienna Miller sabe que un hombro al descubierto puede ser más sensual que cualquier otro escote.


El hombro gusta [¿quién podría rechazar un hombro sobre el que llorar?] aunque haya sido ninguneado en las últimas décadas en detrimento de sus vecinos de anatomía. Es sexy y, como le dijo Donna Karan a su amiga Hillary Clinton hace más de veinte años: “No importa tu edad, ni tu talla, tus hombros siempre se verán bien”. El argumento, que sirvió para convencer a la entonces Primera Dama de Estados Unidos de que enseñara el inicio del brazo en su primera cena de estado, sigue siendo aplicable. No importa el efecto de la gravedad, la falta de gimnasio o el paso del tiempo, yo nunca he visto un par de hombros que no sean bonitos.

Hillary Clinton
Hillary, vestida de Donna Karan, con el polémico vestido que dejaba sus hombros al descubierto.
  

¿Con el bolso al cuello?

marzo 04, 2016

Un pequeño inciso para señalar esta alarmante propuesta que se ha repetido en los desfiles de Prada y Loewe: el bolso ha pasado del hombro para colgarse, directamente, del cuello.

Primero fue Miuccia Prada, que presentó hace solo una semana una colección llena de las contradicciones que la acompañan habitualmente y en la que los bolsos aparecían colgados de otros bolsos, de la cintura y también del cuello. Vale, la cosa podría ser simplemente un efecto de estilismo para el desfile (aunque si lo usa Miuccia, merece la pena no perderlo de vista).

Bolso al cuello en Prada
 Bolsos al cuello entre los corsés y las referencias marineras de Prada.

Pero, precisamente cuando todo parecía un truco de desfile, va J.W.Anderson y lo repite en su último show para Loewe, que se ha celebrado esta mañana en París. 
Él propone una versión gatuna (que hace que se me nuble la vista un poco y casi me parezca hasta una buena idea) y otra en trampantojo.
¿Qué pensamos de ello?

Bolso al cuello en Loewe
Bolsos gatunos (¿bolsos de la suerte?) en los cuellos en Loewe... ¿o simplemente un collar XXL?

La referencia más reciente que me viene a la mente es aquel bolsito tobillero que ideó Karl Lagerfeld inspirándose en la Lindsay Lohan que entraba y salía de rehabilitación y se peleaba con la tobillera telemática que le imponía su libertad condicional.

Gran momento; aunque, por suerte, aquello no prosperó más allá de los editoriales de turno. Hoy no le apostaría la misma suerte, sobre todo tras haber visto arrastrar los mocasines peludos de Gucci para limpiar las calles de muchas ciudades...

Chanel ss08
¿Pasarán las propuestas de Prada y Loewe sin pena ni gloria, como ya sucedió con la tobillera de Chanel?

 
site design by designer blogs