Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Grazia

Un mundo de cristal

noviembre 28, 2011

¿Qué tiene el brillo que nos vuelve locos? Supongo que será uno de esos instintos primarios, pero lo cierto es que un centelleo es capaz de nublarnos la vista y al final, en mayor o menor medida, todos terminamos cayendo ante él.
De estas irracionales inclinaciones de los seres humanos se dio cuenta Daniel Swarovski hace más de 115 años y comenzó a investigar. Se aisló en el Tirol austriaco (para que nadie le copiara) y allí logró fabricar una máquina capaz de tallar cristales de forma tan fina que reflejaran la luz como nunca antes se había conseguido.


Hoy en día, los cristales de Swarovski se han convertido en un ingrediente esencial del diseño. A ellos no se resistía Alexander McQueen, que los incluía en prácticamente todas sus colecciones (y que por cierto fue gran amigo de una de las herederas de la familia Swarovski). A lo largo del siglo XX, también se rindieron a las evidencias del brillo de este cristal Coco Chanel, Elsa Schiaparelli o Christian Dior. Más actualmente, la firma colabora por ejemplo con enseñas como Armani, Prada, Gucci, Yves Saint Laurent


La semana pasada tuve la oportunidad de visitar el taller que Swarovski Elements tiene en Barcelona, para conocer –rodeada de fulgentes brillos- la historia y la labor de este espacio.


Allí nos recibieron Rossella Degl’Innocenti, directora de comunicación de la marca y Roman Rzeznitzek, director creativo y encargado de ayudar a cualquier firma que quiera cristalizar sus productos.
Empresas de moda, firmas de cosméticos, casas de productos electrónicos, diseño de interiores… Ninguno se resiste a estos pequeños cristales y todos pasan por este taller para conocer las miles de posibilidades, colores, tamaños, tallas o aplicaciones posibles.


En estas salas se crean los prototipos que luego se fabricarán con Swarovski Elements, bajo la batuta de Roman. Como no podía ser de otra manera, aquí los cristales lo invaden, ¡todo!


Visita, un poco de historia y algo de tiempo para cristalizar. Sí, millones de cristalitos a nuestra disposición para colocar en cualquier parte. ¡Una locura! Yo cristalicé la solapa de una americana (preciosa) y Aida me ayudó con el cuello de una camisa.



Chema y Mayte en momentos de desenfreno entre cristales.

Termino con una maravillosa vista del tiempo que disfrutamos en Barcelona ☺ ¡Un día fantástico!
Fotos: Shopaholic

8 comentarios:

Fashion dijo...

Wow, qué chulo!! Me hubiera encantado ir al taller con lo que me gustan a mí todos esos cristales!!

from vlc with love dijo...

Me gustan tantas cosas de Swarovski... ais!

BBBB

V. Mirasol de 'SERENDIPITY' dijo...

¿Preparada para la próxima portada de Elle diciembre!!?? qué gustazo de taller, sin duda muy interesante y productivo..

Besos y abrazos

V. Mirasol de 'SERENDIPITY'

parafashionyo dijo...

Que maravilla!!!

http://www.parafashionyo.wordpress.com

khymita dijo...

Qué envidia trabajar para Swarovski a mí me encanta peeeero es un poco caro, aunque por las preciosidades que tiene merece la pena ^^

un beso!

shoptimista dijo...

Me gusta....y en estas fechas prenavideñas más!
Besos

VEM dijo...

Me hubiera encantado estar en un taller así!!!!!

Un besazo!!!!

Pd. Ya veo que vuestro tiempo no tiene nada que envidiar al de este lado del charco, eh????

catalogo swarovski dijo...

Qué chulo !!!!! Me gusto todo de swarovski

 
site design by designer blogs